Entrevista

“El Casanova Beach es uno de los locales más bonitos de la costa”

Entrevista a Ángel Ruiz, socio del Grupo Lancaster.

 

-¿Cuáles fueron tus inicios?

Yo empecé con dieciocho años en el negocio. Me gustaba mucho la música y trabajé en distintos bares de aquí Castelldefels, como el Marina o el Tanga, donde pinchaba discos. Con veinticuatro, ya monté mi primer bar, el Sensa. También llevé el Silvis durante un par de años y el Costa Ibiza, que antes era el Tutan. Y muchos otros, como el 501 del Port Ginesta. Pero no fue hasta el Lancaster, de la calle 13, cuando me introduje de lleno en la hostelería. De aquí al Lancaster Club, de la calle Major, i después Áccura de Gavà, donde inauguramos el restaurante Casanova Beach Club, que funciona en la actualidad. Y ahora tenemos también el Casanova Beach, el chiringuito Carita Morena y la discoteca La Suite, que está en la calle 5 número 22. Podéis seguirnos en esta web, www.grupolancaster.com.

 

-Un montón de trabajo…

La gente no se da cuenta a veces de las horas invertidas para llegar hasta aquí. Ahora puedo dedicarme a la dirección y a las relaciones públicas, sin tener que estar haciendo un trabajo más de base. Hay que delegar, porqué la hostelería es un trabajo muy sacrificado, de veinticuatro horas al día. En el restaurante del Áccura abrimos a las ocho de la mañana, y en La Suite cerramos a las seis. Si no nos repartimos el trabajo entre los socios, no tendría vida personal.

 

-¿Qué valores ha de tener un emprendedor?

Lo principal es fijarse unos objetivos en la vida, saber a dónde quieres llegar. Pero tampoco debes tener prisa. Hay que esperar la oportunidad propicia. Siempre he sido un poco bohemio en este sentido, no he forzado las cosas. El tema de La Suite, por ejemplo. Estaba convencido que una discoteca era un buen tema, aunque no empecé con ella hasta que no llegó el momento adecuado. Y al revés, cuando empezó el Áccura, me ofrecieron llevar el restaurante, pero no lo tenía muy claro y esperé. Cuando tuve la sensación que sí, entonces me lancé. Yo quiero tener el mejor restaurante, la mejor discoteca, lo que sea, pero el mejor. Y hay que ser cauto y guiarse por la experiencia. Después hay que rodearse de un equipo trabajador e implicado. Como también valoro que los socios vayamos todos a una.

 

-¿Quiénes fueron tus mentores?

Soy totalmente autodidacta. No hay nadie en mi familia que se haya dedicado a este sector. Tuve la suerte que, al gustarme tanto la música, tenía la ilusión de montar un bar musical, y allí empezó todo. También he sido una persona con bastante sensatez, porque el mundo de la noche puede ser un poco extremo. Hay que gestionar personas muy diversas y en condiciones a veces difíciles. Por otra parte, tienes la compensación de estructurar el ocio de la gente, que siempre es agradecido. Además, no concibo Castelldefels, por sus características, especialmente por su playa, sin zona de ocio. En todos los sitios donde hay playa, ya sea Ibiza o Marbella, hay los mejores restaurantes y bares de copas.

 

-¿Cómo has vivido la evolución de Castelldefels en las últimas décadas?

Castelldefels ha estado viviendo a espaldas del mar durante veinticinco años, exceptuando estos últimos cuatro o cinco. Desde que derrumbaron los antiguos Pilufa, Lido, Costa Rica o Compás, todos aquellos locales míticos, Castelldefels entró en decadencia turística. En estos últimos años ha vuelto a remontar, y ya nos visitan personas de fuera otra vez. Y esto es a causa de que ahora hay duchas y lugares donde tomar tranquilamente una cerveza. Es lo que le pasó a Barcelona antes de las Olimpiadas. Hasta que no enfocaron la ciudad de cara al mar, con todo lo que ello conllevó, no hubo visitantes. Y ahora están que se salen. Con las políticas actuales en Castelldefels, por fin se favorece este enfoque, que es de éxito.

 

-¿Cómo se podría llevar parte de los visitantes de Barcelona a Castelldefels?

Creando valor. Antiguamente, en los años setenta, vino una incipiente clase media aquí y se compraron su apartamento o su torre, y necesitaban su espacio de ocio. Después, aquello se paró y ahora está volviendo, porqué hay voluntad conjunta de que así sea. Además, hay una evolución constante que nos lleva hacia caminos nuevos e incitantes. Actualmente, en la cocina ya no se estila el entrecot al Café de París. Tenemos cocina japonesa, emulsiones… Es una forma de funcionar que nos lleva hacia el futuro.

 

-¿En qué crees que se basaría una imagen de marca de Castelldefels?

En explotar la playa de una manera más eficaz para que venga turismo de calidad. Los restaurantes y locales que están abriendo en los últimos tiempos, como el Fosbury, el Tibu-Ron o el Cheche, por decir algunos, que todos son amigos míos, apuestan por la calidad y por ofrecer una buena oferta. Han situado Castelldefels en el mapa del turismo y ocio. La apuesta del Fosbury, por ejemplo, fue arriesgada. Me alegro mucho de su éxito. La III Fase del Passeig Marítim me parece muy interesante, porque da apoyo a la playa. Como también el tema de la zona azul, que regula el aparcamiento, porque hacía falta.

 

-¿Qué valoras más de la gestión municipal del gobierno de Manu?

Sin duda, la comunicación, en el sentido de poder tratar temas con el ayuntamiento con normalidad. Esto no había existido nunca en Castelldefels. Yo antes tenía un local y me venía una circular municipal diciendo que tenía que cerrar la terraza porque decían que hacía ruido. Y no podías dialogar con el ayuntamiento de ninguna manera. Estabas indefenso. Ahora todo ha cambiado. Que la administración monte una reunión abierta para tratar los puntos que se pueden mejorar, no lo he vivido nunca y me parece excelente. Esto fomenta la participación y la proximidad del ciudadano con la administración, lo que ayuda a encontrar las soluciones ideales.

 

-¿Qué destacarías de la personalidad de los locales del Grupo Lancaster?

Del Casanova Beach, que es uno de los sitios más bonitos que hay en toda la costa. Queríamos un local para gente de treinta y cinco años para arriba donde pudiesen comer bien y tomar una copa selecta al lado de una piscina, con su hamaca y colchoneta. En el Áccura de Gavà Mar, al ser un club deportivo, estás más limitado. Pero puedes comer un buen menú en un entorno de vistas maravillosas y con una atención al cliente exquisita. La Suite es la discoteca del pueblo. Hay reservados para que puedan venir clientes de distintas edades. Y en el chiringuito Carita Morena, tal vez influenciados por nuestros otros negocios, vienen gente de una franja de edad algo mayor y que aprecian la buena gastronomía.

 

Más de Entrevista

“Per una platja sostenible i amb valors”

Entrevista Raúl Vidal, soci del grup Tiburón. El Tibu-Ron és una de les companyies que més ha crescut en els últims anys al poble. Ja ha contractat gairebé cent persones i està elevant els estàndards de qualitat dels establiments de la platja. En Raúl Vidal, que és llicenciat en telecomunicacions per la UPC de Castelldefels, és un dels tres socis d’aquest grup empresarial, i ens explica quines creu que són les claus de l’èxit. ver más

“De la calidad a la excelencia”

ENTREVISTA A MIGUEL ÁNGEL ORTIZ, Presidente del Gremio de Hostelería de Castelldefels El Gremi d’Hostaleria de Castelldefels tiene el reto de continuar su labor emprendedora, dinamizadora y de promoción del sector de la restauración y hostelería en Castelldefels. Los objetivos … ver más

Entrevista a Miguel Ángel Ortiz

ENTREVISTA A MIGUEL ÁNGEL ORTIZ, Presidente del Gremio de Hostelería de Castelldefels El Gremi d’Hostaleria de Castelldefels tiene el reto de continuar su labor emprendedora, dinamizadora y de promoción del sector de la restauración y hostelería en Castelldefels. Los objetivos … ver más