El Caso Pujol daña a Cataluña

Ilustración de Pedro Fajardo

Desde que el pasado 25 de julio el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol hiciera público un comunicado en el que confesaba que su familia había mantenido, fuera de España y sin declarar, una herencia millonaria oculta durante más de 30 años, los varapalos sufridos por su familia y el partido que él mismo fundó han sido continuos.

La última encuesta del GESOP (Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública), por ejemplo, muestra que el 78,3% de los preguntados afirma que la confesión de Pujol afecta negativamente a las expectativas electorales de CiU y que si se realizaran unas elecciones a día de hoy Convergència perdería 3,2 puntos en intención directa de voto.

 Si repasamos los hechos cronológicamente, el día después al comunicado, Convergéncia Democràtica de Catalunya (CDC), partido que él mismo fundó y del que seguía siendo presidente fundador y honorífico, instó a Pujol a abandonar sus cargos. Mientras el PP catalán, en boca de su portavoz en el Parlmanet, Enric Millo, pedía a la Cámara catalana que se investigaran las cuentas de la familia y se creara una comisión de investigación.

JORDI PUJOL DEJA DE SER ‘MOLT HONORABLE’

Jordi_PujolTras las presiones sufridas, cinco días después de la confesión, el 30 de julio, Jordi Puyol dejó de ser ‘molt honorable’, viéndose obligado a renunciar a sus privilegios públicos y a sus cargos en CiU, tal y como se encargó de anunciar el president de la Generalitat Artur Mas.

Un día después de quedar desposeído de sus privilegios, la Fiscalía pedía a Hacienda las declaraciones de la familia Pujol. Todo esto en apenas seis días, los últimos de julio.

A DISPOSICIÓN DE LA JUSTICIA

Ya en agosto, concretamente el día 7, el ex president de la Generalitat durante 23 años declaró públicamente por primera vez tras admitir su fraude y dijo estar ‘‘a disposición de la justicia’’. Un día después, el juez reclamó a Pujol el testamento de su padre para investigar los hechos, y a mediados de agosto Pujol cedió a la presión de CDC y anunció que explicaría el fraude en el Parlament de Catalunya.

 

PUJOL DECLARA EN EL PARLAMENT

Así se llegó al mes de septiembre, cuando el día 2 el Parlament votó por unanimidad que Pujol acudiera a explicar el fraude. Y así lo hizo el día 26 en una declaración de más de dos horas en la que habló sobre la herencia de “140 millones de pesetas”, que recibió en cuentas en el extranjero, y que “no tiene su origen en el erario público”. Este dinero, según Pujol, “no se tocó durante muchos años porque mi padre lo mantuvo como reserva en previsión de los tiempos malos”.