La herencia del PSC en Castelldefels

A medida que va pasando el tiempo, adquirimos una perspectiva de la obra de gobierno del PSC en Castelldefels, partido que gobernó la ciudad desde 1979 hasta el 2011, año en que Manuel Reyes consiguió la alcaldía para el PP acabando con 32 años de hegemonía socialista. Por ello es importante que los ciudadanos no olviden la herencia que el PSC deja a la ciudad de Castelldefels.

Presunta Trama de Corrupción

Cierto es que estamos viviendo una crisis política sin precedentes y que todos los partidos tienen sus imputados, pero en Castelldefels, debemos recordar que hay una investigación abierta aún sobre una supuesta trama de corrupción urbanística que afecta al ex alcalde socialista, Agustín Marina, quien falleció recientemente, a un empresario y a dos ex altos cargos del Ayuntamiento, la ex gerente de la empresa municipal Castelldefels Projeccions, Lola Irún, y su ex marido, Antonio Gomá, el cual ha fallecido también semanas después de la muerte del ex alcalde. Según El Periódico, la “ilícita connivencia entre cargos públicos y un empresario pudo haber causado un perjuicio económico de 15 millones de euros a las arcas municipales”.

Castelldefels y la Prostitución

La época socialista también se caracterizó por el escándalo de los clubs de prostitución Riviera y Saratoga, fuente de drogas, explotación sexual y crimen organizado. En época de los gobiernos del PSC se dieron las licencias de unos macroprostíbulos que dieron a conocer a Castelldefels como la ciudad de la prostitución. Una imagen que el actual gobierno se ha esmerado en cambiar completamente

Despilfarro

Otra de las características de su gobierno fue el “despilfarro” que llevaron a cabo con el dinero de todos. Ya no hablemos del astronómico sueldo de la ex gerente de Castelldefels Projeccions que cobraba 130.000 euros anuales o de los hermanamientos con China o Cuba que costaron al consistorio 45.000 euros , es decir 7,5 millones de pesetas, en viajes y dietas. Un apunte sobre esto es que durante la etapa socialista el presupuesto destinado a ayudas a la cooperación internacional siempre fue muy superior a los recursos destinados a la concejalía de turismo de un municipio que vive de ello como el nuestro.

De ejemplos como éste, tenemos muchos, como el desastre del Teatro Plaza que acabó costando casi 9 millones de euros y que no es de titularidad municipal y cuesta al mes 23.000 euros de alquiler.

Superpoblación y desastre medioambiental

¿Por qué Castelldefels pasó de 20.000 habitantes a finales de los 70 a los 64.000 actuales? ¿Qué sentido tenía promover esa superpoblación? ¿para acoger a esas nuevas 34.000 personas se tuvieron que hacer grandes barrios y se destruyeron bosques enteros, sólo hace falta mirar las fotografías de hace treinta años del pueblo. Con una correcta planificación urbanística ahora tendríamos una población adecuada a la dimensión del municipio. La pregunta es que si durante la época socialista se vendió la totalidad del suelo urbanizable de Castelldefels, el ayuntamiento tendría que haber sido millonario. En cambio, el PSC dejó una deuda de más de 80 millones de euros.