Las personas afectadas por desahucios ya no tendrán que pagar la plusvalía

desahucios-600x362La reciente reforma fiscal aprobada por el Gobierno central del PP ha modificado el impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos Urbanos que estaba obligado a pagar el ciudadano a la hora de vender su inmueble. Para el gobierno municipal de Castelldefels, “se trata de una muy buena noticia porque  atiende un problema social que ha surgido como consecuencia de la crisis inmobiliaria y del incremento de las ejecuciones hipotecarias por impago: la injusticia de pagar un tributo basado en el incremento del valor del terreno cuando la realidad es que en los últimos años, como consecuencia de la crisis, ese valor se reduce”.

Ahora, con la reforma, aquellas personas que no puedan hacer frente al pago de la hipoteca de su vivienda y estén afectadas por casos de dación en pago o ejecución hipotecaria estarán exentas de pagar la plusvalía que cobran los ayuntamientos. No obstante, tendrán que cumplir algunos requisitos como que ningún otro miembro de la unidad familiar tenga otros bienes para saldar la deuda con el banco y que la vivienda objeto de la plusvalía sea residencia habitual.

Según ha indicado el ministro de Hacienda, la medida trata de aliviar la carga de aquellos que han “sufrido” un desahucio, algo que ha calificado de “verdadero padecimiento”.

Hay que tener en cuenta que según las últimas cifras del Banco de España, las hipotecas morosas sumaban 37.863 millones al término del primer trimestre de 2014 para una cartera de 599.153 millones, con lo que la mora llega al 6,3 por ciento, dos puntos por encima que hace un año, cuando estaba en el 4,22 por ciento, y superior al 5,98 por ciento del cierre de 2013. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) calcula que unas 15.000 familias al año se podrían beneficiar de ese cambio fiscal, que les permitirá ahorrarse unos 10.000 euros de media.

En 2013 se registraron 16.173 daciones de viviendas en pago de las deudas contraídas con la entidad concesionaria de la hipoteca, un 1,3% más que en 2012, aunque con un descenso del 13,1% en el caso de la vivienda habitual, según datos del Banco de España (BE).