Seis razones para votar a Manu aunque que no seas del PP

EL RINCÓN DE TÍO VANIA

Se acercan los tiempos de las elecciones locales y los partidos del pueblo han puesto en marcha la maquinaria. Salen nuevas publicaciones, las que ya existen se posicionan más o menos abiertamente y las redes sociales empiezan a sacar humo. Dentro de todo este desmadre, hay un detalle que me gustaría resaltar. Los grupos de la oposición se emperran en vincular el nombre del alcalde, Manuel Reyes, con el del Partido Popular. Partido al cual pertenece, está claro. Lo remarcan con mucho de énfasis, supongo que pensando que asociarlo a estas siglas puede restarle votos. Yo tengo mis dudas sobre que esto lo pueda perjudicar. En realidad, esta maniobra de la oposición el que hace es valorar el alcalde, otorgándole un reconocimiento de “marca” a su nombre, por lo tanto, a él como persona y como político.

Está muy claro que Manuel Reyes dejará impronta en Castelldefels. En un solo mandato ha tenido bastante para ganarse la confianza de los ciudadanos, por desconsuelo de las otras formaciones políticas, que no saben como parar un trabajo bien hecho. Lo que me gustaría ver, con la máxima perspectiva posible, es lo qué puede llegar a conseguir a Manu por Castelldefels con cuatro años más, si es que los ciudadanos deciden mayoritariamente que continúe gobernando. Ocho años es una cantidad de tiempo bastante larga para poder valorar su talla como político. Y cómo que creo que merece esta confianza, me gustaría exponer unos argumentos dirigidos a los ciudadanos que, aunque no sean del PP, y que nunca hayan pensado en votarlo, se atrevan a apostar por Manu. Quizás algunos de estos puntos pueden espolear a alguien.

Aspectos favorables de Manu:

1.- Es un gran trabajador.

Hay gente que es muy trabajadora en el pueblo, pero el caso de Reyes es excepcional. Quizás sólo se le podría comparar a la comunidad china, que mantienen sus comercios abiertos de sol a sol de lunes a domingo, y sin hacer vacaciones. Es decir, más o menos como él. Creo que el alcalde se debe de levantar con el móvil y lo debe de apagar de un golpe una vez se ha dormido, automáticamente. Esta constancia en el trabajo se explica por dos motivos básicos. El primero es que le gusta su oficio. Para él es una vocación. Y segundo, porque tiene muy inculcada la cultura del esfuerzo. Él sabe que nada sale con facilidad, que las cosas se tienen que r. Y si se empujan adelante con convencimiento, trabajo, pasión e inteligencia, los frutos pelear puesto que nada cae del cielo.

2.- Es un líder nato.

La visión de futuro, la empatía, la capacidad de influir en los ciudadanos, la habilidad por la gestión, la fuerza para motivar un equipo… Todas estas cualidades son características de un buen líder, y Manu las tiene. Hay expertos que apuntan que, además, la finalidad última de guiar a la gente es generar un beneficio para la comunidad, por lo cual habría un trasfondo ético a cualquier forma de liderazgo. No sé si esto es hilar demasiado fino, pero lo que es seguro es que Manu es alcalde como habría podido ser un gran empresario o un famoso periodista, cualquier oficio que implique el liderazgo como valor esencial.

3.- Es muy popular entre la ciudadanía.

Hay personas que fluyen con el contacto con las personas, y otros que no son tan abiertas. Manu es de los primeros. Siempre tiene una sonrisa en los labios y está dispuesto a escuchar y a hablar con todo el mundo. Hay muchos comentarios en las redes de personas que lo han conocido y que han quedado encantados, de él. Y si sale en alguna conversación, la opinión que se tiene de él es que es buena persona y que quiere mucho al pueblo.

4.- Excelente mediador de problemas.

Esta es la virtud que más me ha sorprendido de Manu, porque cogió el ayuntamiento prácticamente en quiebra y lo ha reconducido hacia una situación estable. Tener que luchar con todos los problemas derivados de la crisis y de la supuesta corrupción de la época socialista, con funcionarios a los cuales se los ha exigido sacrificios, como toda ciudadanía en general, seguro que no ha sido una tarea nada fácil. El abatimiento y la frustración general provocada por el paso de una época en que se ligaban los perros con longanizas a otra de austeridad y de situaciones personales muy difíciles, no habría podido tener un mejor gestor que Reyes.

5.- Es honrado.

No incidiré mucho en este punto, pero se tiene que decir muy alto que la fiscalía investiga a miembros del anterior gobierno socialista de Castelldefels. Muchas de las plazas de funcionarios se crearon precisamente en aquella época. Algunos de estos funcionarios son personas, qué casualidad, muy vinculadas al PSC y a otros partidos de izquierdas, los cuales estarían encantados de sacar un ínfimo detalle irregular que pudiera perjudicar el alcalde. Pero he aquí que no pueden. De verdad, es muy importante que no se robe en un ayuntamiento, porque siempre habrá alguien que tiene que pagar las facturas, y este es siempre el de debajo. Con Manu, por fin se hacen las cosas con pulcritud y transparencia.

6.- Máximo rendimiento y eficacia.

La situación económica tanto en Castelldefels cómo al conjunto del país era un desastre sin dinero para invertir. Pues, bien, aún así, removiendo cielo y tierra, moviendo las fichas con astucia y valentía, Manu ha conseguido grandes obras, como una III Fase del Paseo Marítimo, que aportará beneficio al conjunto de la ciudad, y que incidirá en el ámbito económico, que falta hace, y lúdico. En fin, más calidad de vida en general. Sin la terquedad del alcalde y su firmeza de carácter, esto no habría sido posible.

Podría comentar más cosas de Manu, como su juventud, la formación (tiene cuatro carreras), su inteligencia o su tono vital alto. Dirigíos a él, que os recibirá encantado. Creo que cuando lo conozcáis, estaréis de acuerdo conmigo en que es el mejor alcalde por Castelldefels.